Subscribe:

viernes, 31 de julio de 2015

Implementando algoritmo de Evolución Diferencial v1.0

Estas vacaciones tuve la fortuna de ir a un escuela de verano en la que nos presentaron un algoritmo que se llama Evolución Diferencial, que forma parte de la gran familia de Algoritmos Evolutivos. Una de las ventajas que tiene este algoritmo, con respecto a otros evolutivos, es que está diseñado para trabajar con problemas de optimización continua y que converge rápido, sin llegar a caer en convergencia prematura.

El algoritmo se divide en 4 etapas, estas son inicialización, mutación, recombinación y selección (me robé eso de Wikipedia). El algoritmo trabaja con una población NP (con 100 individuos trabaja bien) de vectores, con un valor constante F (o µ, dependiendo de la literatura) que controla la mutación que va de (0,1) o (0,2), dependiendo de la literatura. También incluye otra constante CR [0,1] que es usada en la recombinación, ya que esta se hace valor a valor del vector generado. Para generar un nuevo candidato se toman 3 vectores al azar dentro de la población y se le aplica la fórmula P= Ir1 + F * (Ir2 - Ir3) donde Iri son los vectores escogidos al azar.

Para mayor información, dejo aquí el enlace al artículo en que presentaron el algoritmo. La implementación que hice fue la siguiente:

sábado, 25 de julio de 2015

Preparando la computadora para el siguiente semestre

Desde siempre he sido una persona terca, y una vez que una idea me llega a la mente es difícil sacarla de ahí. Esta última idea fue restaurar la computadora que uso en la universidad para quitar programas que no uso y que sólo están ocupando espacio, muchos de ellos son juegos. Así que desde el día miércoles me dispuse a ver qué hacía para restaurar la computadora, si usar una de los 2 opciones de Windows (que realmente son 3) o irme por las de Toshiba (la marca de mi laptop).

Mientras veía cuál opción se adecuaba mejor a lo que quería, abrí la de Toshiba, la cual consiste en presionar 0 en la pantalla de encendido, y después seleccionar la opción de recuperación (la herramienta se llama recuperador de discos), pero cuando llegué al punto en que te preguntan si deseas continuar, seleccioné que no, para seguir viendo otras opciones. Ahí fue cuando me di cuenta que no debo usar herramientas que no sean nativas de Windows. El cancelar sin siquiera haber iniciado logró que el EFI o UEFI se bloqueara, lo que me impedía hacer cualquier cosa. Ese chistesito me costó $1200.